civilizacion empatica

La competencia social

Posted on Posted in Blog
Desde el punto de vista de la Inteligencia Emocional, la empatía tiene un papel fundamental dentro de su desarrollo. Goleman la incluye dentro de la Competencia social, la otra competencia sería la  Competencia Personal, y ambas competencias conforman la Competencia Emocional.

Esta Competencia social, abarca aquellas competencias que determinan el modo en que nos relacionamos con los demás. Precisamente la Empatía es la primera competencia a la cual hace referencia  dedicando un capítulo entero ( “La práctica de la Inteligencia Emocional”-Capítulo 7).  El autor con diversos ejemplos explica y desarrolla este aspecto entendido como la conciencia de los sentimientos, necesidades y preocupaciones ajenas.

Navegando por la red, encuentro a un autor-Jeremy Rifkin- que precisamente no está relacionado al ámbito educativo, sino por el contrario es sociólogo, consultor y asesor político y  ha escrito un libro llamado “La civilización empática” editorial Planeta, en el cual menciona a la “Empatía” como motor del mundo.

Creo que su lectura es  interesante y si bien como expresé anteriormente no pertenece al ámbito educativo, sus conceptos y reflexiones son totalmente aplicables al mundo de la enseñanza, y por supuesto al de la Inteligencia Emocional.

Aquí os dejo una sinopsis del mencionado libro:

La civilización empática plantea la visión radicalmente nueva de la naturaleza humana que están poniendo de manifiesto la biología y las ciencias cognitivas, y que es motivo de controversia entre los círculos intelectuales, la comunidad empresarial y las esferas gubernamentales. Los descubrimientos recientes en el ámbito de las neurociencias y en el del desarrollo infantil nos obligan a cuestionar la creencia, tan arraigada, según la cual los seres humanos son agresivos, materialistas, utilitaristas y egoístas por naturaleza. Ahora, por el contrario, empezamos a darnos cuenta de que somos una especie fundamentalmente empática, y ello tiene unas implicaciones profundas y de largo alcance para la sociedad.

A partir de esta nueva visión de la especie humana, Rifkin nos conduce a través de una historia jamás contada. El autor nos relata la espectacular historia del desarrollo de la empatía humana, desde el surgimiento de las primeras grandes civilizaciones teológicas hasta la etapa ideológica que imperó en los siglos XVIII y XIX, así como la era psicológica que caracterizó buena parte del siglo XX.

Rikfin analiza la historia económica desde una perspectiva empática, descubriendo nuevos y ricos hilos argumentales antes ocultos. El resultado de todo ello es La civilización empática, un nuevo entramado social tejido a partir de una amplia gama de disciplinas, desde la literatura y las artes, la teología, la filosofía, la antropología, la ciencia política, la psicología y la teoría de la comunicación.

El autor sostiene que en el núcleo mismo de la historia humana encontramos la paradójica relación entre empatía y entropía, y argumenta que, en distintos momentos de la historia, han surgido nuevos régimenes energéticos que han convergido con nuevas revoluciones en las comunicaciones, creando sociedades aún más complejas. A su vez, las culturas tecnológicamente más avanzadas han congregado a personas muy diversas, aumentado la sensibilidad empática y ensanchado los límites de la conciencia humana. Pero estos entornos cada vez más complejos exigen enormes recursos energéticos, lo cual nos aboca a un cada vez más cercano agotamiento de los recursos.

La paradoja estriba en que el desarrollo de nuestra conciencia empática es fruto del consumo exacerbado de los recursos energéticos y naturales de la Tierra, lo cual ha perjudicado gravemente la salud del planeta.

A partir de todo ello, Rifkin nos invita a reflexionar sobre la que podría ser la pregunta más importante que la humanidad pueda plantearse: ¿Estamos a tiempo de alcanzar la empatía global necesaria para evitar el desmoronamiento de la civilización y salvar la Tierra?

Quizá también te interese....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *